Quedarse adentro no significa que los más chiquitos no puedan seguir explorando. Sorprendé su imaginación con esta actividad sensorial simple con una bolsa.