Un consejo culinario para evitar el desorden y preparar tres aderezos deliciosos

1 de octubre de 2017

Dejar volar la imaginación en la cocina es divertido, pero también puede ser caótico. Prepará los alimentos con inteligencia y perdé menos tiempo en la limpieza con las Ziploc® bolsas con cierre superior para sellar los ingredientes mientras los triturás. Porque es más que una bolsa, es una máquina trituradora que no genera desorden.

Evitá que las migas vuelen por todos lados cuando triturás ingredientes como frutos secos, caramelos, galletitas de agua o galletitas dulces. Te explicamos cómo hacerlo:

  • 1

    Llená una bolsa Ziploc® con los ingredientes enteros.

  • 2

    Apretá la bolsa para expulsar el aire, cerrala, aplanala sobre una tabla de picar.

  • 3

    Triturá los ingredientes con un palo de amasar hasta lograr el tamaño que quieras.

Para intensificar el sabor de tus recetas preferidas y darles un toque crujiente, inspirate con estas sabrosas combinaciones.

1. Minibolitas de queso

Para un recubrimiento crocante, tostá frutos secos en el horno, dejalos enfriar y trituralos en una bolsa Ziploc® para guardar. Cuando prepares una fiesta, ahorrá tiempo haciendo este recubrimiento de ante mano y sellando la frescura con el cierre Smart Zip Plus®.

Las minibolitas de queso cubiertas en frutos secos triturados y perejil picado son un aperitivo perfecto para una fiesta.

2. Pollo horneado crocante

Las galletitas de agua trituradas son un excelente agregado para una comida a la cacerola o como recubrimiento para el pollo. Las bolsas Ziploc® para guardar permanecen cerradas para evitar que las galletitas de agua trituradas sueltas vuelen por todas partes.

Dale al pollo empanado, horneado un recubrimiento crocante. Para hacer que las galletitas de agua trituradas se adhieran, primero sumergí el pollo crudo en huevo batido.

3. Chocolate caliente con menta

Triturá bastones de caramelo para hacer sprinkles de menta. Las bolsas Ziploc® para freezer mantienen los trocitos de caramelo contenidos. Preparate con tiempo para todo el invierno y almacená sprinkles de menta demás en la bolsa.

Agregá bastones de caramelo triturados al chocolate caliente para darle un giro refrescante a una delicia clásica del invierno.